En Colombia por su condición de país tercer mundista, subdesarrollado, burocrático y con altos índices de corrupción está encaminado a pasos agigantados para llevar a toda su población a ser una suciedad Infoxicada. La falta de horizontes democráticos, de políticas públicas, de servicio en salud, educación, bienestar social e infraestructura, hace posible que el refugio de much@s sean las pantallas, las redes sociales, el correo electrónico y todo lo que tenga que ver con internet. A todo esto, se aúna la incertidumbre, el caos y la crisis administrativa que hay en nuestro gobierno central, por tanto, la credibilidad en la institucionalidad, en la justicia y en la educación nos lleva a dudar, a crear sofismas y a no ver acciones democráticas en nuestro gobierno de turno.
La Suciedad infoxicada crece y se multiplica a pasos agigantados, tanta desinformación, tanta mentira, tanta bazofia conlleva a generar malestar
en nuestra cultura. Y ni hablar en educación Preescolar, Básica Primaria, Secundaria y Media Técnica, donde la desinformación es tanta que no solo los Educandos están distraídos, l@s maestr@s no halla a quien seguir; las familias, muchos no saben ni usar las plataformas de sus respectivas instituciones, y el MEN y las Secretarias de Educación por cada municipio se limitan a decir que todo llega por correo o busque en Colombia Aprende.’

Y llegamos a la Escuela, tan pequeña, pero significativa para la humanidad. Aquí somos los adultos llámese Mamá, Papá, Maestr@, Acudiente, Personal de Servicios y/o Administrativo, los que estamos infoxicados y para completar no tenemos tiempo, por tanto, hay que buscar un culpable y ese siempre será señalado y es … el otr@…

Y en la Formación Humana y Pedagógica desde que leí autores tales como: Michel Foucault, Nuccio Ordine, Howard Gardner, Francisco
Mora, Marian Rojas Estapé, percibo que lo pequeño, lo poco, siempre es y será más y mejor. Y comprendo que la magia de la Escuela para evitar la infoxicación de su comunidad educativa, está en el servicio personalizado, en la caracterización humana y pedagógica de cada uno de sus educandos, en el respeto, dialogo y responsabilidad como se maneja el proceso de aprendizaje contextualizado a una realidad y nunca orientado y manejado a un
resultado para brillar por un momento, en una revista, ni mucho menos por figurar en un primer lugar. En G.D.E.P., el servicio con amor, saber escuchar y saber resolver el inconveniente que presente cualquier miembro de nuestra comunidad educativa es la tarea primordial de la Escuela desde adentro.

La magia está en comprender que tenemos que aprender a desconectarnos del mundo virtual, desinformado y fantasioso a donde nos quieren llevar los líderes políticos y económicos de la humanidad. Saquemos tiempo para conectarnos con nuestros seres queridos, deje el celular cuando venga a la Escuela, ponga pico y placa al uso del celular, el internet y cualquier pantalla en la presencia de la Familia, respetemos los horarios del comedor, del sagrado deber de dormir, visite la Escuela con una actitud de jugar y aprender para la vida, dialogue con l@s maestr@s y comprenda que todos juntos tenemos una gran misión y es formar las Mejoras Personas sin depender de las pantallas. Desenfoquemos la Educación y menos individuos habrá, menos problemas de bullying habrá, menos Educandos con problemas de aprendizaje, socialización y convivencia habrá, menos problemas de salud mental, ansiedad, depresión y otro tipo de inconvenientes habrá en la Escuela.
La decisión de ser Mejor está en la actitud del adulto, sea Papá, Mamá, Maestr@, nunca en nuestro Educando

Jorge Eduardo Pérez López
Rector Escuela.